¿Qué es el smart working?

smart working

El 40% de los trabajadores afirma que pueden ser productivos en cualquier lugar, ya sea realizando su trabajo de manera presencial, completamente en remoto o con una combinación de ambos modelos.

El smart working es una oportunidad que ya están aprovechando las empresas para diferenciarse y atraer talento.

A medida que las organizaciones de todo el mundo hacen planes para que los empleados regresen a sus puestos de trabajo, un reciente informe publicado por Accenture desvela que el 83% de los trabajadores defiende que el modelo de trabajo híbrido es el óptimo. Un modelo en el que las personas pueden desempeñar sus responsabilidades de forma remota entre el 25% y el 75% del tiempo.

La investigación, para la que la firma de análisis ha realizado 9.326 encuestas en 11 países, también señala que el 40% de los empleados afirma poder ser productivos en cualquier lugar, ya sea realizando su trabajo de manera presencial, completamente en remoto o con una combinación de ambos modelos.

Es lo que se denomina smart working, un modelo de trabajo que ha ganado enteros con la crisis y en el que el empleado tiene flexibilidad para organizar su jornada. La empresa, por su parte, le da esa libertad desde la confianza y también ha de proporcionarle las herramientas necesarias para cumplir con su trabajo.

El mismo documento apunta que lo que distingue a los trabajadores que son productivos en cualquier lugar (40%) de aquellos que están desconectados y frustrados (8%) no es el estrés, sino si cuentan con los recursos adecuados para desempeñar sus obligaciones tanto de manera individual como colectiva dentro de la organización.

Flexibilidad laboral

Las empresas deben ir un paso más allá de la ubicación física y ofrecer a las personas los recursos que les permitan tener autonomía laboral, con independencia del lugar y momento en el que se encuentren atendiendo a sus responsabilidades. Según el informe de la consultora, el 63% de las empresas de alto crecimiento ya han adoptado un modelo de fuerza laboral bajo el concepto de “productividad en cualquier lugar”.

En el modelo smart working los resultados se miden por objetivos y no por horas trabajadas. Para ponerlo en práctica, las herramientas tecnológicas se convierten en facilitadoras de este cambio y las empresas han de recurrir a las infraestructuras que permitan evaluar el rendimiento independientemente del lugar en el que se encuentren los empleados.

Cuando se trata de gestionar el trabajo a distancia hay dos cuestiones críticas: favorecer la comunicación entre los empleados y la empresa, y la integración de herramientas que faciliten el control del horario y desempeño laboral. A este respecto, y gracias al empleo de técnicas de inteligencia artificial (IA), una solución como BesTalent IA by aggity permite automatizar una parte importante de las tareas relacionadas con la gestión de los recursos humanos y el talento de una organización y dar respuesta a los retos a los que se enfrentan los responsables de RRHH. Así como hacerlo de forma telemática y desde cualquier lugar, favoreciendo la puesta en marcha de medidas para el teletrabajo y la transformación digital de la compañía.

El smart working es una oportunidad que ya están aprovechando las empresas para diferenciarse. Esta modalidad se ofrece ya como un beneficio social para los profesionales que, aprovechando las ventajas que ofrece la tecnología, pueden acceder a un sistema de trabajo más flexible y acorde con los cambios que está experimentando la sociedad. Esto repercute en su salud física y mental y, en consecuencia, ayuda a mejorar su productividad.

Relacionados

Entradas Recientes

Estrategia para generar leads
Tecnología y modelos de trabajos híbridos