Los ciberataques en fábricas inteligentes

Las fábricas inteligentes son uno de los objetivos prioritarios de los ciberdelincuentes. A pesar de ello, no tienen, en muchos casos, la tecnología ni la estrategia necesarias para poder defenderse de un ciberataque.

Resolver la problemática no parece sencillo, toda vez que las fábricas inteligentes no encuentran a los expertos necesarios para poder hacer frente al incremento y sofisticación de los ataques.

La transformación digital se sustenta sobre varias patas y una de ellas es la de la ciberseguridad. Los ciberataques se han multiplicado de forma exponencial afectando tanto a usuarios como a organizaciones. En los últimos años, los ataques cibernéticos como el ciberataque que sufrió Iberdrola el pasado mes de marzo, están a la orden del día. Y los ciberdelincuentes han encontrado en las fábricas inteligentes un filón para lograr el éxito.

Algunos informes señalan que las denominadas “Smart Factories” son uno de los principales objetivos. Sin ir más lejos, un reciente estudio realizado por la consultora Capgemini afirma que un 79 % de responsables de TI considera que las fábricas inteligentes están asumiendo demasiados riesgos. Lo grave es que, a pesar de ello, no parece que las fábricas inteligentes estén muy capacitadas en incrementar las medidas de seguridad. Y eso cuando industria pesada, grandes farmacéuticas, fábricas del sector químico o de la automoción, entre otras, han experimentado algún ataque cibernético.

ciberataque

Según el informe, las fábricas inteligentes son golosas porque están inmersas en procesos de transformación digital y cuentan con numerosos dispositivos y máquinas que no fueron diseñados para estar conectados a Internet. Las instalaciones, al ser también antiguas, tampoco cuentan con actualizaciones ni con los sistemas de protección adecuados. Así que el estudio concluye que las smart factories son objetivo prioritario, no sólo de ciberdelincuentes, también de la ciberguerra entre estados.

Resolver la problemática no parece sencillo, toda vez que las fábricas inteligentes no encuentran a los expertos necesarios para poder hacer frente al incremento y sofisticación de los ataques y, aunque los tengan, son incapaces de gestionar y proteger la gran variedad de herramientas y dispositivos con las que cuentan estas fábricas. El informe de Capgemini no es optimista porque cree que al incrementarse la cantidad de dispositivos conectados el problema irá en aumento.

La digitalización en la que está inmersa la también denominada Smart Factory supone un verdadero reto para la ciberseguridad de las fábricas inteligentes. La robótica y la automatización, cada vez más presentes en cualquier industria, hacen que aparezcan vulnerabilidades que no siempre los departamentos de TI son capaces de solucionar. El problema es que ninguna industria actual se entiende sin la automatización robótica y, de hecho, la mayoría de las inversiones se realizan en torno a la implementación de soluciones RPA, por lo que es necesario establecer una correcta estrategia de ciberseguridad que permita a las fábricas inteligentes afrontar los ciberataques.

¿Qué es lo que deben hacer las fábricas inteligentes? En general, el primer paso es establecer un plan que identifique los riesgos y que contemple la incorporación de las mejores prácticas. La buena noticia para las fábricas inteligentes es que existe en el mercado una amplia oferta de soluciones que, además de ayudar a implementar esa estrategia, permiten establecer un gobierno de la seguridad y garantizar la continuidad del negocio. Cloud & Cibersecurity by aggity es una de esas propuesta y se enfoca a la mejora continua de la protección de equipos, dispositivos procesos y datos. Permite diseñar, implementar y gestionar un conjunto de soluciones preventivas y proactivas para responder a cualquier tipo de incidencia que pueda sufrir una fábrica inteligente.

Relacionados