Ciberseguridad en los RPA: palanca de la smart factory

Soluciones de ciberseguridad XDR

Las soluciones de automatización y RPA no sólo permiten que los trabajadores de una fábrica inteligente puedan centrarse en tareas de mayor valor, también permiten mejorar la ciberseguridad de todos los procesos sin que el humano tenga que intervenir.

La seguridad de la fábrica inteligente puede mejorar de forma sensible si se incorporan herramientas de RPA en la estrategia de ciberseguridad.

La smart factory o fábrica inteligente es cada vez más real. El sector industrial es uno en los que la digitalización está avanzando con más fuerza y uno de los facilitadores por los que más se está apostando son las soluciones de automatización y RPA. Y es que las herramientas de automatización robótica de procesos permiten a las empresas del sector industrial delegar en robots de software las tareas mecánicas asociadas a la operativa de las plantas de fabricación, de tal forma que los técnicos y operarios pueden centrarse en tareas más relevantes para el negocio.

Las soluciones para la automatización de procesos con RPA como las que proporciona aggity son piedra de toque del desarrollo de la industria 4.0 sostenible al permitir a las fábricas inteligentes reducir costes y ganar en eficiencia energética y sostenibilidad, maximizar el retorno de la inversión, asegurar la escalabilidad de los procesos o mejorar la satisfacción tanto de clientes como empleados, que pueden dedicar a tareas más estimulantes.

RPA y seguridad

Pero si hay algo que lleva implícita la digitalización es el incremento de los ciberataques. La seguridad en la fábrica inteligente se ha convertido en una de las prioridades de las empresas que conforman el sector industrial, toda vez que son uno de los objetivos prioritarios de los ciberdelincuentes en un momento, además, en el que la ciberseguridad ha ganado en importancia debido al conflicto Rusia-Ucrania. En este sentido, RPA y seguridad son dos conceptos que deben ir de la mano.

Hay que tener en cuenta que, al incorporarse un mayor número de herramientas y soluciones tecnológicas en los procesos productivos de la industria, también se incrementan las posibilidades de que se produzca un ciberataque a la fábrica inteligente. Por ello, es imprescindible contar con una estrategia de ciberseguridad que proteja tanto los elementos que conforman la smart factory como los datos relevantes que maneja la organización.

Contar con el socio adecuado

Todas las empresas del sector industrial están en el punto de mira de los ciberdelincuentes y es habitual que cada día sufran algún tipo de ciberataque. La gran mayoría de estos ataques no logran sus objetivos, pero son numerosos los informes que señalan que la seguridad en la industria 4.0 no es todo lo buena que debería ser. El problema al que se enfrentan la gran mayoría de organizaciones industriales es que carecen del personal técnico necesario para manejarse en un entorno cada vez más complejo. Por este motivo es esencial contar con un socio como aggity que, además de ayudar en el diseño de una estrategia de ciberseguridad para la industria 4.0, dispone de herramientas como Cloud & Cibersecurity by aggity que posibilita el diseño, la implementación y la gestión de un grupo de soluciones preventivas y proactivas que permiten el blindaje al máximo nivel de la fábrica inteligente y aseguran su capacidad de respuesta ante cualquier ciberataque, minimizando en su caso las consecuencias.

RPA para responder a ciberataques

Uno de los problemas con las que se encuentra el sector industrial es la dificultad de encontrar perfiles especializados para hacer frente al incremento de ciberataques. Además, contratar un mayor número de personal y destinar una inversión ingente a incorporar más herramientas no es viable para la inmensa mayoría de fábricas.

También existen carencias en materia de formación en ciberseguridad: solo cuatro de cada 10 empleados han recibido formación en ciberseguridad por parte de su empresa, de acuerdo con un informe del portal de empleo InfoJobs, donde se constaba que el perfil de experto en ciberseguridad es uno de los más demandados.

Por todos estos motivos, seguridad y automatización pueden y deben trabajar al unísono. RPA puede suponer en estos casos la mejor de las ayudas. No sólo por el ahorro de costes que posibilita, sino también porque este tipo de soluciones permiten diseñar una protección profunda y en capas. Cabe recordar que la Cybersecurity Act o CSA refuerza las funciones de la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA) y establece un marco de certificación de ciberseguridad con tres niveles de garantía: básico, sustancial y alto.

Con la automatización de la ciberseguridad se pueden definir las fuentes de ataque que permiten a la fábrica defenderse y hacerlo además sin necesidad de intervención humana. La automatización es una manera mucho más eficiente y efectiva de proteger a los empleados y clientes, frustrar el robo de datos industriales, evitar la inactividad y los consiguientes sobrecostes de sobreponerse a un ciberataque.

Relacionados