Cómo sacar partido a los datos para optimizar el trabajo

optimizar el trabajo

Horarios, descanso, tiempo dedicado a la finalización de un proyecto, organización del trabajo o conocimientos y habilidades de los empleados son algunos de los datos que permiten mejorar los resultados de las compañías.

Los departamentos de RRHH tienen la oportunidad de aplicar estrategias a partir de la información que arrojan los datos en todas las áreas objeto de su actividad.

Hasta hace no mucho tiempo los profesionales de los recursos humanos llevaban a cabo la gestión del personal guiándose por los informes que los supervisores realizaban de sus empleados y tomando como referencia los resultados que los trabajadores obtenían en el desempeño de sus funciones. Se puede decir que la toma de decisiones se basaba muchas veces más en criterios subjetivos que objetivos y no siempre con un conocimiento certero de toda la información necesaria.

Con el uso del big data y su análisis, gran parte de los posibles sesgos se eliminan. Los departamentos de recursos humanos tienen la oportunidad de aplicar estrategias a partir de los resultados que arrojan los datos en todas las áreas objeto de su actividad, desde la incorporación de un nuevo trabajador a la empresa, pasando por el seguimiento de sus aptitudes, y hasta la puesta en marcha de acciones para la retención del talento.

Las métricas a tener en cuenta para optimizar el trabajo son principalmente:

• Jornada laboral.

Se trata de los datos relacionados directamente con los reglamentos y normativas, esto es: horarios de trabajo, descansos, vacaciones o cumplimiento de las distintas leyes laborales (por ejemplo, el control de la jornada laboral o la regulación del teletrabajo). Con el análisis de estos factores es posible garantizar el cumplimiento de la normativa.

• Desempeño.

El tiempo que se ha dedicado a un proyecto o trabajo permite saber si los recursos se están utilizando de la manera más favorable para alcanzar los objetivos de la empresa. Estos datos han de medirse durante la realización del trabajo para conocer si la organización y asignación de tareas está alineada con los objetivos de la compañía.

• Productividad.

Medir los resultados obtenidos tras la finalización de un proyecto o trabajo permite conocer si la estrategia adoptada ha sido la más eficiente o si es necesario aplicar cambios. También se pueden analizar las métricas acerca de la productividad de cada empleado y, así, adaptar su jornada a esta métrica.

• Identificación del talento.

Contar con datos acerca del desempeño y la productividad de los trabajadores permite tener un mejor conocimiento de los trabajadores y sus habilidades. Gracias a ello, la empresa tiene localizado a su talento interno para mejorar su eficiencia y favorecer al mismo tiempo su carrera profesional.

Para sacar partido a todos estos datos es fundamental contar con un software como BesTalent IA by aggity, que digitaliza y automatiza todas estas funciones. Por ejemplo, cuadrando horarios para que siempre haya suficientes empleados para responder a las necesidades de la actividad o realizando un control de la jornada, independientemente de si el empleado desempeña su actividad de manera presencial o telemática.

También soluciona de forma flexible y sencilla la planificación de la evaluación del desempeño y la dirección por objetivos, ayudando a gestionar todo el proceso. Permite configurar qué factores definirán el modelo de evaluación de cada organización en consonancia con su escala de valores e, incluso, crear diferentes patrones para aplicarlos a distintas áreas de la compañía en función de sus requerimientos y necesidades.

Relacionados

Entradas Recientes