La industria 4.0 impulsa la evolución multidireccional de los sistemas MES

La evolución de los sistema MES en la industria 4.0

En sus orígenes, los sistemas MES (Manufacturing Execution System) fueron creados para posibilitar la monitorización y el control de las plantas de fabricación en el sector de la industria. Inmersas en la cuarta revolución industrial, las empresas industriales son testigos, en los últimos años, de la rápida evolución de estas soluciones, una evolución que avanza en múltiples direcciones y tiene marcado carácter colaborativo.

La evolución de los sistema MES en la industria 4.0

La definición básica de los sistemas MES, hasta hace poco tiempo limitados al “suelo” de las plantas de fabricación para controlar y mantener el seguimiento de su operativa, ha pasado a la historia. En los últimos años, los sistemas MES han evolucionado, tanto desde una perspectiva técnica como funcional, impelidos por los nuevos desafíos de la economía globalizada.

En el siglo XXI, caracterizado por la hiperconexión, la información en tiempo real, la expansión de IoT y la automatización, no basta con que los sistemas MES realicen una perfecta labor de monitorización y control del funcionamiento de los equipos y del desarrollo de los procesos en la planta de producción. Para ser verdaderamente eficaces y contribuir directamente a la mejora de la productividad -en términos de costes y eficiencia-, los sistemas MES deben conectarse con otros sistemas y unir la capa informacional del negocio con la capa de la operativa en planta.

 

Integración, palanca de evolución de los sistemas MES

De hecho, entre las diferentes palancas de evolución de los sistemas MES destaca su integración con otros sistemas TI, empezando por los tradicionales sistemas ERP (Enterprise Resource Planning). Esta conexión permite vincular la operativa en la planta de producción a múltiples y diferentes funciones, desde las finanzas y la contabilidad a la comunicación y los servicios de atención al cliente. De hecho, cada vez más, los sistemas MES funcionan de forma integrada con los ERP, lo que les ha permitido superar su tradicional misión de supervisores y elevarse al nivel de la planificación, la gestión y el análisis de la producción.

Gracias a esta integración y a la incorporación de nuevas capacidades, los sistemas MES han ampliado su alcance más allá de sus funciones tradicionales de información y control para convertirse en un sistema importante en ámbitos originalmente ajenos a su concepción como, por ejemplo, la planificación estratégica o las relaciones con proveedores, socios y clientes.

Así mismo, y también gracias a su integración con otros sistemas, la capacidad de los sistemas MES para proporcionar información y permitir el control de los múltiples y diferentes elementos que intervienen en el proceso de producción (materias primas, máquinas, personal, servicios auxiliares, etc.) se expande a multitud de ámbitos y permite a los gestores disponer de información completa, exacta y actualizada a partir de la cual tomar decisiones fundamentadas dirigidas a mejorar los distintos procesos asociados a la producción. Además, y gracias a la incorporación de interfaces a otras plataformas de datos, los sistemas MES también han mejorado su capacidad para proporcionar análisis más completos y detallados.

 

Comunicación y colaboración en la fábrica social

Del mismo modo, la filosofía Social Business y las nuevas herramientas de comunicación y colaboración también están contribuyendo a la evolución de los sistemas MES. De hecho, la integración de estas herramientas con los sistemas MES es la clave para que profesionales, máquinas, sistemas y procesos de la planta puedan acceder y compartir toda la información de la operativa de la fábrica de forma colaborativa, ágil e inteligente.

Con esa visión nace la solución Social Factory de aggity, resultado de sumar a la lógica de los sistemas Social MES tradicionales una capa extra basada en una nueva generación de aplicaciones Social Business para la gestión colaborativa, incluyendo mensajería instantánea, redes sociales y máquinas conectadas a las redes corporativas, que interactúan entre ellas, con apps, aplicaciones web y todo tipo de dispositivos móviles, en un entorno seguro y con garantías de confidencialidad.

 

Modularidad y especificidad

Además de esta vertiente social, en la evolución multidireccional de los sistemas MES destaca la componente modular, que permite a las empresas usuarias ampliar gradualmente el alcance del sistema MES y agregar extensiones, dependiendo de sus necesidades y objetivos específicos.

A este respecto, la evolución multidireccional de los sistemas MES no solo responde a desafíos comunes al sector industrial en su conjunto, también está impulsada por los requerimientos y las necesidades específicas de diferentes industrias. En el caso, por ejemplo, de la industria de fabricación de productos empaquetados, altamente sensibles a los costes, el seguimiento y control de los materiales es un aspecto clave para conseguir el ansiado objetivo de la mejora continua. En la industria farmacéutica, por su parte, resulta fundamental la trazabilidad y el registro de los lotes para garantizar el estricto cumplimiento de las exigencias regulatorias. Y cada segmento de la industria tiene unas necesidades concretas a las que la nueva generación de sistemas MES puede ofrecer una respuesta.

Relacionados