Marketing personalizado y centrado en el cliente

Marketing personalizado

En los últimos años hemos asistido a una auténtica revolución del significado del concepto “cliente” dentro de las empresas. El Marketing personalizado es cada vez más importante para los responsables de marketing de las empresas.

El cliente del siglo XXI, además, no está quieto. Puede estar físicamente dentro de nuestra tienda, accediendo a nuestra web desde su móvil o su tableta o bien hacerlo cómodamente desde su casa, a través de su ordenador o de su televisor, si olvidar que también combina todas estas opciones para relacionarse con nosotros. Sin duda, todo un reto para los responsables de marketing y ventas que, sea cual sea la forma de contacto de los usuarios, sólo tendrán éxito si son capaces de unificar, en un sólo punto, la narración de su relación con ellos.

Pues bien, si esto fuera poco, a todas estas plataformas y espacios de acceso se une uno nuevo, el automóvil. El coche y, concretamente el coche conectado, se convierte en un nuevo espacio de comunicaciones con nuestros clientes, abriendo a las empresas todo un nuevo universo de servicios y, en definitiva, de negocio. Las empresas que incorporen en sus estrategias este nuevo espacio y lo conviertan en un canal adicional para relacionarse y desarrollar un Marketing personalizado se situarán en la primera posición de la carrera por la conquista del cliente.

La afirmación no es gratuita y, de hecho, la industria del automóvil tiene claro cuáles serán los dos grandes campos de batalla en los que se moverá su sector. Uno de ellos pasa por conseguir mayores niveles de autonomía y precios más atractivos de los vehículos eléctricos, y el otro: la conectividad de estos nuevos vehículos inteligentes.

Centrándonos en este último ámbito, diversos estudios y analistas de este sector pronostican que, en el plazo de tres años, el 69% de los coches que se comercialicen estarán conectados, configurando un gran abanico de oportunidades de negocio que crecerán exponencialmente de aquí a 2022. De hecho, este mercado, que mueve actualmente en torno a 20.000 millones de euros, prácticamente se duplicará en 2022 hasta alcanzar los 38.000 millones de euros.

Compras online desde el asiento del coche

Este punto de vista de considerar la conectividad como un elemento básico del coche es especialmente fuerte entre los conductores de la denominada generación milliennial, la más activa en el uso de nuevas tecnologías como modo de relación con proveedores y también para seleccionar, comparar y comprar productos. De hecho, el 15% de ellos contempla cambiar su coche actual para poder hacer uso de servicios conectados y el 35% ya utiliza este tipo de servicios en sus vehículos. Además, y aquí va el dato, el 40% de ellos afirma que, además de acceder a los típicos servicios en los que podemos pensar en primera instancia, tales como música y vídeos en streaming, teléfono, agenda, mapas, situación del tráfico, etcétera, realizarán compras online desde el asiento de sus vehículos.

Además, todas estas cifras se multiplicarán a medida que los coches conectados se conviertan en coches autónomos, momento en el que el conductor, dejará de serlo, convirtiéndose en una persona dentro de un habitáculo frente a una gran pantalla.

Lejos de una ficción, este nuevo espacio de nuestro cliente está más cerca de lo que parece. La industria, ahora mismo, sólo ha de resolver un problema, el de la seguridad de las comunicaciones. De hecho, los propios usuarios también manifiestan esta inquietud, y el 82% asegura que se “pensaría dos veces” adquirir un automóvil del que tuvieran constancia que ha recibido ciberataques de manera exitosa. Pero la industria ya está trabajando en el blindaje de las comunicaciones y la gestión segura de las identidades, lo que, sin duda, conseguirá.

Si te ha parecido interesante este post, puede que te parezca también interesante este:

Cómo responder a las expectativas del cliente conectado

Relacionados

Entradas Recientes

Transformación Digital
Plan_compensación_estratégico