Producción eficiente en tiempos de pandemia

La expansión de la COVID-19 está afectando a la cadena de valor de amplios sectores industriales. En el contexto actual es más importante que nunca generar una producción eficiente e identificar oportunidades de ahorro.

El estándar OEE constituye un indicador imprescindible para medir la eficacia de la producción de manera actualizada.

El impacto del coronavirus sobre la economía aún es difícil de cuantificar. En medio de la incertidumbre, el Centro de Predicción Económica (CEPREDE) estimó, pocos días después de decretarse el estado de alarma, que el efecto final de la crisis sanitaria dependería del tiempo que se prolongara esta situación.

En aquel momento, este organismo calculó que el impacto directo sobre el PIB sería de un 0,9%, en el caso de que la ralentización de la actividad se prolongara durante cuatro semanas –algo que ya ha ocurrido–. Un dato que se elevaría al 1,7% si también se tenían en cuenta los efectos indirectos y podría suponer la pérdida de 300.000 puestos de trabajo.

Para amortiguar el impacto negativo, el 13 de marzo ya se había publicado el Real Decreto-Ley por el que se adoptaban medidas urgentes para la protección de la salud pública y en el ámbito económico. En dicho documento, se hace referencia a cómo la expansión de la COVID-19 está afectando a la cadena de valor de amplios sectores industriales, especialmente internacionalizados, e incrementando el coste de la producción, debido al mayor coste logístico de importación de piezas y suministros.

Por ello, se proporciona a los operadores económicos medidas de apoyo financiero para, en lo posible, poder compensar los descensos de sus ingresos ordinarios y dotarse de liquidez para hacer frente a sus obligaciones. Además de contemplar que las empresas que hayan recibido apoyo financiero a la inversión industrial a través de préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa puedan solicitar el aplazamiento de reembolso. Todo ello cumpliendo con una serie de condiciones establecidas por el Ejecutivo.

Soluciones de producción eficiente para situaciones excepcionales

Mientras el aparato financiero trabaja para mitigar las consecuencias económicas de la propagación del coronavirus, el sector industrial debe tomar la iniciativa para realizar un diagnóstico orientado a incrementar la eficiencia, identificando puntos de fuga y áreas principales de oportunidad. Un análisis para el que es fundamental usar el indicador OEE (Overall Equipment Effectiveness).

Esta herramienta de evaluación se encarga de medir la efectividad de la producción y requiere de información diaria. A partir de un modelo establecido previamente, tiene en cuenta la disponibilidad de los equipos, el tiempo que están en funcionamiento y la calidad de los resultados obtenidos. Al comparar la capacidad productiva con la producción real, en relación con lo planificado, se obtiene dicho indicador.

Una plataforma como Opera MES by aggity proporciona toda esta información en tiempo real. Se trata de una solución modular con la que, por un lado, los operadores disponen de información actualizada de las actividades realizadas, mientras que los supervisores pueden realizar un análisis cuidadoso de los datos para aplicar rápidamente las medidas correctivas necesarias.

El objetivo es mejorar los procesos de fabricación y aumentar la productividad de la empresa, ganando así en eficiencia e identificando oportunidades de ahorro. De este modo, el sector industrial estará preparado para afrontar la situación de excepcionalidad derivada de la emergencia sanitaria provocada por la expansión del coronavirus y reducir el impacto económico de sus consecuencias.

Relacionados