Big data en el sector industrial en España

Big data en el sector industrial en España

Gracias al conocimiento permanente de los procesos de negocio, las empresas incrementan su productividad, mejoran su eficiencia energética, optimizan el uso de los recursos y, por tanto, elevan su rentabilidad y son más sostenibles.

Solo un 6% de las empresas en España utilizaron herramientas de big data durante 2020, ya sea con sus propios empleados o a través de una empresa externa.

Las empresas manejan una gran cantidad de información proveniente de clientes, proveedores y del contexto de su sector. Sin embargo, el volumen de estos datos es tan masivo que detectar patrones y sacar conclusiones provechosas para la compañía es imposible si únicamente se recurre a las habilidades y conocimientos de las personas.

Las herramientas de big data ayudan a las compañías a recolectar y organizar toda esta información y transformarla en conocimiento útil. De hecho, el 64% de las que ha empleado alguna vez esta tecnología asegura que logran mejoras en su eficiencia y productividad, según el estudio ‘2020 Global State of Enterprise Analytics’ de MicroStrategy. El 51% destaca un mejor desempeño financiero.

Sin embargo, en España solo un 6% de las empresas utilizaron este tipo de soluciones durante el año 2020. Ya sea con sus propios empleados o a través de una empresa externa, según los informes publicados por el Eurostat y recogidos en el documento ‘Big Data, Machine Learning y Business Intelligence’ de Nuvix Consulting.

España, a la cola en el uso de big data

Con ese dato, nuestro país se coloca en el octavo puesto por la cola de la Unión Europea, por debajo de los países europeos que lideran el ranking como Malta (29%), Países Bajos (26%) y Reino Unido (25%). Por comunidades autónomas, Madrid se sitúa a la cabeza, con un 12,1% de compañías usuarias de herramientas de big data en el primer trimestre de 2020. Le siguen Castilla-La Mancha (9,6%) y Baleares (9,3%), por delante de Cataluña (7,6%) y País Vasco (7,5%) se quedan atrás.

Aunque las ventajas de la adopción de este tipo de herramientas cada día son más evidentes, todavía son muchas las compañías que no terminan de incorporarlas a su estrategia. En los datos por sectores profesionales son los de la información y comunicación (17,58%), el sector TIC (16,62%) y el transporte y almacenamiento (13,99%) los que mayoritariamente integran estas herramientas.

Gracias al conocimiento permanente del estado de los distintos procesos de negocio, las empresas incrementan su productividad, mejoran su eficiencia energética, optimizan el uso de los recursos y, por tanto, elevan su rentabilidad y son más sostenibles. Pero para conseguirlo, es imprescindible hacer uso de herramientas como Smart Factory by aggity, desarrollada específicamente para el sector industrial.

A través de la implantación de una plataforma de estas características, la compañía dispone de visibilidad de todo lo que ocurre en su planta, puede acceder a reportes y monitorización en tiempo real, informatizar los muestreos de calidad, y planificar, organizar y controlar los procesos de manera automática y personalizada.

Gracias a la recopilación de los datos que generan todos los activos y su posterior análisis, en las fábricas inteligentes es posible mejorar el rendimiento, las competencias laborales, corregir los errores en tiempo real y aumentar la calidad del producto final. El resultado es una empresa más rentable y competitiva.

Relacionados

Entradas Recientes