Fundamentos de marketing orientados al retail

Fundamentos de marketing orientados al retail

En la situación actual, los comercios tienen el desafío de volver a atraer a los consumidores a las tiendas y, según varios estudios, el marketing es la principal herramienta para dirigir clientes a los sitios web de los comercios.

Relación, retención, recompensa y reducción de costes (las 4 Rs) son los pilares del marketing digital dirigido al sector retail.

Uno de los retos de cualquier marca es conseguir atraer clientes a sus tiendas, ya sean físicas u online, y lograr captar su atención para que se produzca la conversión y aumentar las ventas. Con la pandemia, este tráfico de clientes ha disminuido y, por tanto, también los ingresos. Esta disminución del gasto se ha traducido en la mayor tasa de ahorro registrada desde 1999 en los hogares españoles, situándose en el 14,8% de la renta disponible.

En la situación actual, los comercios tienen por delante el desafío de volver a atraer a los consumidores a las tiendas. Según recientes estudios realizados por Google, en los que se analiza cómo incrementar el tráfico de las tiendas online y offline, han comprobado que el marketing es la principal herramienta para dirigir clientes a los sitios web de los comercios. Por su parte, la ubicación de las tiendas físicas tiene un papel decisivo a la hora de aumentar la afluencia de público.

Los expertos en marketing rigen sus estrategias por cuatro pilares básicos conocidos como las 4 P: producto, precio, punto de venta y promoción. Las respuestas a estas cuatro preguntas sientan las bases de cualquier campaña para ofrecer, primero, una experiencia de usuario satisfactoria y, segundo, favorecer el engagement y la conversión.

Las 4 R del marketing retail

El sector retail, por su parte, tiene otras cuatro referencias bautizadas como las 4 R: relación, retención, recompensa y reducción de costes. Las firmas y profesionales del marketing deberían pensar en estos cuatro puntos antes de plantear cualquier estrategia dirigida a atraer clientes al comercio minorista (retail).

• Relación. Este el primer pilar para mejorar el vínculo de los consumidores con una marca una vez que ya ha mostrado interés por ella. Para ello es importante recopilar información sobre el cliente para saber cuáles son sus preferencias y necesidades.

• Retención. Una vez establecida la relación el siguiente paso es mantener al cliente a lo largo del tiempo, fidelizarlo. En este punto es importante hacerle sentir único y que perciba que recibe un trato lo más personalizado posible en función de sus intereses.

• Recompensa. Incluso una vez fidelizado, hacer saber al cliente que agradeces su confianza aporta un valor añadido a la imagen de marca. Un código promocional en la fecha del cumpleaños, un programa de puntos, sorteos, o un recordatorio con las ofertas disponibles en sus productos de consumo habitual es una buena forma de recompensarle.

• Reducción de costes. Facilitar lo máximo posible el proceso de compra hará que el cliente quiera repetir. Un proceso sencillo, ágil que incluya recomendaciones ajustadas a los gustos del cliente, facilitará la conversión.

Disponer de toda la información que generan los clientes en cada una de sus interacciones, tanto en canales digitales como físicos, es posible gracias a soluciones como Digital Customer Engagement by aggity que permiten, a partir de esos patrones, comprender a los clientes y establecer relaciones personalizadas. Gracias a ello, es posible ofrecer a cada cliente experiencias relevantes y gratificantes, así como determinar su evolución y adelantarse a lo qué querrá en el futuro. El objetivo es crear valor y aumentar su grado de fidelización.

Relacionados

Entradas Recientes

Ciberseguridad