Cómo automatizar la gestión de calidad en la industria farmacéutica

Software industria farmacéutica

La gestión de calidad en el sector farmacéutico ha de ser rigurosa en todo lo que tiene que ver con la supervisión de los pedidos, control de stock, planificación de los procesos y gestión de las compras.

Trazabilidad de los productos, control de stock o gestión de proveedores son algunas de las características que ha de cumplir un SGC en la industria farmacéutica

El sector farmacéutico es uno de los que ha de prestar especial atención a la calidad y trazabilidad de sus productos. Su gestión ha de ser rigurosa en ambos aspectos, pero también en todo lo que tiene que ver con la supervisión de los pedidos, control de stock, planificación de los procesos y gestión de las compras. Por ello es importante que las empresas de este sector de actividad cuenten con un software de gestión de calidad (SGC) que cumpla la normativa.

En el momento de realizar la elección de un SGC hay que tener en cuanta que la implantación de la solución está enfocada no solo a garantizar la eficiencia y eficacia de todos los procesos, también a automatizarlos evitando la gestión manual en la medida de lo posible, reduciendo los errores al mínimo y facilitando las tareas más recurrentes. Estas son las características que se deberían tener en cuenta para su aplicación en la industria farmacéutica:

  • Control de calidad: el sector farmacéutico se rige por unos criterios muy exigentes y, por tanto, la solución para la gestión de sus productos ha de contemplar los requisitos legislativos bajo los que desarrolla la actividad.
  • Trazabilidad de los productos: controlar cada una de las fases por las que pasa un producto y dejar registro de ellas es esencial, sobre todo si se detecta alguna partida defectuosa que precisa su retirada del mercado.
  • Organización de la producción: disponer de información de todo el proceso de producción facilita la toma de decisiones para conseguir resultados más eficaces y una reducción de los costes.
  • Control de stock: la automatización de esta parte de la producción permite disponer de toda la información relativa a fechas de caducidad o localización de lotes.
  • Gestión de proveedores: controlar la adquisición de productos permite planificar compras según las necesidades y gestionar mejor los gastos.
  • Control de la contabilidad: centralizar toda la información y documentación, y facilitar el acceso a ella, no solo facilita la organización de la producción, también permite llevar una supervisión detallada de facturas y presupuestos para realizar una planificación financiera acorde a los gastos e ingresos reales.
  • Flexible y seguro: un software de gestión de calidad ha de ser fácil de usar para que todos los miembros de equipo puedan sacar partido de esta herramienta y garantizar, al mismo tiempo, un uso correcto y adecuado de todos los datos que se manejen.

Empresas farmacéuticas españolas como Pharmanoid, Spinreact o Comsan ya aprovechan los beneficios de un SGC como el de Opera MES by aggity. Gracias a esta solución han digitalizado el proceso de fabricación automatizando sus procesos y capacidades de acción productiva. Se trata de un sistema de gestión industrial MES completo, moderno, configurable y modular diseñado para optimizar la gestión y control de las actividades de producción, calidad, materiales y mantenimiento. De esta forma la industria farmacéutica es capaz de responder a los requerimientos que les exigen antes de poner un producto en el mercado.

Relacionados

Entradas Recientes

Innovación continua en clave de resiliencia
Estrategia para generar leads