Formación digital para una transformación exitosa

Las empresas han de tener presente que contar con talento digital en su plantilla no solo implica la contratación de nuevos perfiles, también requiere la formación continua de sus trabajadores para que evolucionen al mismo ritmo que el negocio.

La recuperación de la actividad con la adopción de un modelo de trabajo híbrido supone ahora un nuevo desafío para las organizaciones.

La transformación digital de cualquier empresa, independientemente de su tamaño y sector, pasa por la capacitación de sus empleados en las habilidades que requiere la nueva economía. Las empresas han de tener presente que contar con talento digital en su plantilla no solo implica la contratación de nuevos perfiles, también requiere la formación continua de sus trabajadores para que evolucionen y crezcan profesionalmente al mismo ritmo al que lo hace el negocio.

Esta transformación no tiene marcha atrás. Durante los meses de confinamiento las empresas se vieron en la necesidad de seguir prestando servicio en un entorno en el que había que minimizar el contacto físico con empleados, proveedores y clientes. Casi el 70% de los gerentes españoles afirma haber llevado a cabo algún tipo de transformación digital en su negocio como respuesta a la Covid-19, según un informe de Salesforce.

Efectivamente, esta nueva era digital requiere una fuerza de trabajo digital. La Comisión Europea estima que la demanda de trabajadores con formación en informática y telecomunicaciones crece un 4% al año.

Modelos híbridos

La pandemia ha hecho que las compañías den un impulso por subirse al cloud, casi una tercera parte del tejido productivo ya está haciendo uso de algún tipo de servicio en la nube; el teletrabajo ha venido para quedarse y se han automatizado algunos procesos corporativos, según refleja el “Informe de la Sociedad Digital en España 2020-2021: El año en que todo cambió”, elaborado por Fundación Telefónica.

Cuando se desató la crisis sanitaria, el porcentaje de trabajadores impulsado a teletrabajar pasó del 5% al 34% de la noche a la mañana y, a pesar de lo inesperado, solo un 23,8% de ellos declaró haber experimentado alguna dificultad al realizar su labor desde casa, como recoge el mismo informe.

La recuperación de la actividad con la adopción de un modelo de trabajo híbrido supone ahora un nuevo desafío para las empresas. Al mismo tiempo que actualizan la formación de sus empleados, han de implantar estrategias que faciliten la adquisición de conocimientos digitales también en formato online. Esto implica identificar las habilidades de los trabajadores y las necesidades de las organizaciones para lograr sinergias entre ambos e impulsar el negocio.

Así mismo, y a pesar de la notable importancia de las competencias tecnológicas –conocidas como hard skills–, cada vez son más los expertos que destacan el papel relevante que están adquiriendo las soft skills. Apuntan a que el perfil del profesional del siglo XXI deberá combinar de forma equilibrada los conocimientos digitales con habilidades más asociadas al carácter humano y a las formas de relacionarnos y comunicarnos con los demás.

Relacionados

Entradas Recientes

Ciberseguridad