Hiperpersonalización en procesos de venta

Hiperpersonalización en procesos de venta

El 72% de los consumidores afirman que sólo interactúan con aquellos mensajes de marcas que responden a sus intereses, independientemente del canal que usen las empresas para establecer comunicación con ellos.

Pensar en el cliente como ‘buyer’ persona es una de las premisas que deberían tener en cuenta las marcas en la planificación de sus campañas de marketing.

Uno de los anhelos de los actuales consumidores es que las marcas sean capaces de personalizar los mensajes en función de sus necesidades. De hecho, el 72% de ellos afirman que sólo interactúan con aquellos que responden a sus intereses, independientemente del canal que usen las empresas para establecer comunicación con ellos, según el informe “Privacy & Personalization”, elaborado por SmarterHQ tras encuestar a más de 1.000 consumidores.

El mismo documento también recoge que cuanto más a menudo compran, más cierto es esto: el 80% de los que se consideran compradores frecuentes afirman que sólo adquieren productos y servicios de las marcas que personalizan su experiencia.

El 79% de los encuestados cree que las empresas saben demasiado sobre ellos y también están dispuestos a compartir sus datos si reciben algún tipo de recompensa a cambio. De hecho, el 90% de los clientes se inclina a ello si como contrapartida consigue algún beneficio económico, facilidades en sus compras, notificaciones de disponibilidad o recomendaciones de productos.

 

Construir mensajes con datos

Recurriendo a un ejemplo práctico: si un comprador habitual de una marca del sector de la moda siempre adquiere las mismas tallas, el mismo tipo de pantalón y camisa, y selecciona habitualmente colores sobrios para sus prendas, lo adecuado es que los mensajes que le envíe la firma para aumentar el número de interacciones y consolidar sus ventas se atengan, generalmente, a estos criterios. La firma aumentará sus posibilidades de ‘enganchar’ a ese consumidor y este, por su parte, sentirá que la marca le escucha y tiene en cuenta sus preferencias y gustos.

Esa hiperpersonalización es una de las premisas que deberían tener en cuenta las marcas y empresas en la planificación de sus campañas de marketing: pensar en el cliente como ‘buyer’ persona y orientar los mensajes de manera individualizada. Para ello, los profesionales tienen a su disposición herramientas de inteligencia artificial (IA) que hacen uso del big para crear perfiles más precisos.

Con herramientas como RedPoint by aggity, basada en IA y aprendizaje automático, los equipos de marketing no solo disponen de datos de sus clientes provenientes de diferentes fuentes, también cuentan con la capacidad para interpretarlos y obtener información relevante para construir mensajes hiperpersonalizados.

Así, la marca puede demostrar que realmente escucha a sus clientes a través de sus huellas digitales (visitas al sitio web, compras, búsquedas, publicaciones, reseñas, etc.), aprendiendo más acerca de lo que quieren y formulando ofertas sobre productos y servicios relevantes para ellos en lugar de lo que la marca pretende vender.

El resultado es el diseño de campañas personalizadas que no solo consiguen una respuesta óptima del cliente, también ayudan a fidelizar.

Relacionados