Lecciones de la pandemia para la industria

El momento actual es una oportunidad única de aceptar los cambios en los negocios que ha impuesto la transformación digital a la industria y de reevaluar la ingeniería de sus procesos operativos para encontrar eficiencias clave y seguir siendo competitivos.

El 80% de las empresas del sector industrial considera que la pandemia ha contribuido a acelerar la transformación digital.

Al margen de las consecuencias sobre la salud y la economía, transcurridos dos años desde la declaración de la pandemia por covid-19 se hace evidente que esta crisis se ha convertido en un catalizador para la digitalización de una sociedad acuciada por la necesidad de mantener la actividad en un contexto tan excepcional.

En el caso del sector industrial, la transformación digital de la industria que ya estaba en marcha se ha visto acelerada. De hecho, así lo reconocen el 80% de las empresas de este ámbito de actividad, según el informe ‘Smart Industry 4.0’ del Observatorio de la Industria publicado en noviembre de 2021.

Las organizaciones se están enfrentando a una serie de retos como consecuencia de la covid-19. Entre ellos la adopción de nuevas formas de trabajo que implica que equipos enteros adopten el teletrabajo, las importantes caídas en la demanda de algunos productos o servicios, picos repentinos en la demanda de otros, y mayor necesidad de generar eficiencias en los procesos para impulsar la productividad y reducir los costes en la medida de lo posible.

Oportunidad para el cambio

Todo ello tendrá repercusiones en muchas empresas a medio y largo plazo. Sin embargo, también ha generado una oportunidad única de aceptar los cambios en los negocios que ha impuesto la transformación digital a la industria y de reevaluar la ingeniería de sus procesos operativos para encontrar esas eficiencias clave y seguir siendo competitivos. Algo que, asegura el documento del Observatorio de la Industria, solo será posible con la automatización ante las circunstancias extraordinarias a escala mundial que está produciendo la covid-19.

La introducción de estos paradigmas supone un crecimiento exponencial en la industria a través de la tecnología, pero también ayudan a combatir situaciones excepcionales que requieren de una adaptación rápida. Debido a la adopción del teletrabajo en las organizaciones, ha sido muy común el uso de internet de las cosas (IoT) así como la robotización de procesos (RPA) para imprimir eficiencia en muy diversos procesos.

El uso de la fabricación aditiva por impresión en 3D para dotar de material sanitario, la utilización de técnicas de deep learning mediante big data para acelerar los procesos de investigación o el uso de robots autónomos mediante inteligencia artificial (IA) para desinfectar superficies contaminadas son otros de los ejemplos de tecnologías adoptadas durante la pandemia.

La plataforma Smart Factory by aggity integra el uso de técnicas de inteligencia artificial, aprendizaje profundo y redes neuronales inteligentes (ANN, por sus siglas en inglés) que, aplicadas al sector de la producción, facilitan la transformación digital y aseguran la resiliencia de la fábrica.

Gracias a la aplicación de algoritmos que se adaptan a cada necesidad, esta solución convierte todo el volumen de datos de los procesos industriales en información fácilmente interpretable. Es así como es posible controlar y evaluar el rendimiento en cada momento, además de ayudar a prevenir problemas en la fábrica, gestionar la calidad de los productos y trabajar con la mejor operativa posible en circunstancias cambiantes.

Relacionados

Entradas Recientes