Objetivos SMART en Marketing Digital

SMART es el acrónimo de los cinco objetivos que han se seguirse en cualquier estrategia de marketing digital: eSpecifico, Medible, Alcanzable, Relevante, Temporal.

  

Establecerlos antes del inicio de una campaña ayuda a definir qué resultados se quieren conseguir, para qué, cómo se van a lograr y en cuánto tiempo.

El marketing digital abarca todas las acciones y estrategias comerciales y publicitarias que utilizan como soporte un canal online. La interacción de los clientes con las marcas a través de sus páginas web, redes sociales y correos electrónicos, entre otros, ha ayudado a las empresas a establecer planes basados en los datos de estos usuarios y su posterior análisis.

Una solución como RedPoint Global by aggity, basada en inteligencia artificial y aprendizaje automático, integra toda esta información en una misma plataforma, de forma que los equipos de marketing no solo disponen de todos los datos de sus clientes provenientes de diferentes fuentes, también cuentan con la capacidad para interpretarlos, obtener información relevante y definir estrategias de marketing online. Para saber si son las adecuadas, existen los objetivos SMART. Definirlos ayuda a evitar el exceso de información, a mejorar la toma de decisiones y a evaluar los resultados.

El vocablo inglés SMART, además de traducirse como ‘inteligente’, también es el acrónimo de los cinco objetivos que han establecerse en cualquier estrategia de marketing digital: Specific, Measurable, Attainable, Realistic, Timely. Concretarlos antes del inicio de una campaña ayuda a definir qué resultados se quieren conseguir, para qué, cómo se van a lograr y en cuánto tiempo. Cada uno de ellos representa un requisito a cumplir:

• Specific (específico)

Hay que ser lo más preciso posible sobre el qué se quiere conseguir. La mayoría de las veces no vale con algo genérico como aumentar el número de visitas a una web o incrementar las ventas. Es aconsejable definir, por ejemplo, qué tipo de cliente se busca atraer o qué categoría de productos se quieren vender. Seguramente sea el paso más difícil, por lo que hacer este esfuerzo ayuda a centrar mejor el objetivo.

• Measurable (medible)

Cualquier objetivo ha de ser medible para comprobar con datos si se ha alcanzado o, en el caso de que no sea así, corregir la estrategia. Por ejemplo, en el caso de querer aumentar el número de visitas a un site concretar cuál sería el incremento aceptable. Poner una meta ayuda a fijar mejor el propósito de la acción de marketing y saber cuándo se ha cumplido.

• Attainable (alcanzable)

Es bueno ser ambicioso y establecer un objetivo que sea todo un reto, pero es importante que también sea alcanzable, acorde a la realidad de la marca y tener en cuenta los posibles obstáculos que pueden surgir.

• Relevant (relevante)

Responder a la pregunta ¿para qué? ayuda a evaluar si la meta propuesta es relevante para el negocio. Puede ser que la consecución del objetivo arroje resultados positivos, pero que no vaya acorde o no sea adecuado para la estrategia de la empresa.

• Timely (a tiempo)

Establecer una fecha límite para alcanzar el objetivo propuesto. Definir una hoja de ruta evitará que la ejecución de las acciones se prolongue en el tiempo más de lo conveniente o deseado.

Personaliza tu estrategia de Marketing en un clic

Relacionados

Entradas Recientes

people analytics
Vuelta segura al trabajo para evitar contagios

Últimos tweets

aggity @aggity
RT @RedpointGlobal:What are customer data insights? In Repoint's blog, TJ Prebil breaks down how to develop a true 360-degree customer… https://t.co/ZlmGXMVhRo
¿Cómo aplicar la IA en pro de la industria alimentaria? #analiticias #AI #alimentaria https://t.co/QY1twRIODG
Cargar más