Employer Branding: captación de talento

Employer Branding: captación de talento

Los profesionales con las habilidades y conocimientos más demandados se pueden permitir ser más selectivos y decidir si les interesa o no trabajar en una empresa determinada guiados por la imagen que proyecta.

Aunque el salario sigue siendo el factor más importante, el 66% de los españoles se deciden por empleos en los que se pueda conciliar.

La reputación de una empresa y la imagen que proyecta es un factor que cada vez influye más entre la población activa a la hora de elegir la entidad en la que le gustaría trabajar. Una percepción que se ha bautizado con los términos anglosajones ‘employer branding’, también conocida en menor medida como ‘marca empleadora’ en su traducción al español.

“Suele ser habitual pensar que se trata de un concepto que se aplica únicamente a las grandes empresas, pero no es así: para cualquier negocio es fundamental cuidar su imagen como marca empleadora, independientemente del tamaño y del sector”, advierten desde la escuela de negocios IEBS. En el actual mercado laboral, con escasez de talento en determinados ámbitos, como el tecnológico, la pugna por atraer a los mejores profesionales está a la orden del día.

La imagen que proyecta una organización y lo que demandan sus empleados y potenciales trabajadores, es el foco del estudio “Employer Brand Research 2021”, elaborado por la empresa de recursos humanos Randstad. Según este informe, el 70% de los profesionales españoles señala que la retribución económica es el principal motivo a la hora de seleccionar una empresa donde desarrollar su carrera profesional. Aunque por detrás, y muy de cerca, el 66% sitúan la conciliación entre el entorno laboral y la vida personal como el segundo factor más importante.

Disponer de un ambiente de trabajo agradable ha visto aumentar su importancia, al ser escogida por el 64% de los encuestados, y se sitúa en la tercera posición. Las mujeres, los mayores de 35 años y quienes tienen una educación superior consideran estos tres criterios incluso más importantes que sus compañeros. A continuación, se encuentran la seguridad laboral (62%) y la posibilidad de llevar a cabo una satisfactoria carrera profesional (57%).

Los empleados, los mejores portavoces

Los profesionales con las habilidades y conocimientos más demandados se pueden permitir ser más selectivos y decidir si les interesa o no trabajar en una determinada compañía no únicamente en función del salario y responsabilidades, también guiados por la imagen que proyecta. Una información a la que hoy en día es fácil tener acceso gracias a las opiniones vertidas por actuales y antiguos empleados en canales como foros, redes sociales o blogs.

Incorporar una estrategia de ‘employer branding’ dentro de las acciones de la empresa no sólo sirve para retener el talento actual, también para atraer al que está fuera de la compañía. La planificación debe estar pensada a medio y largo plazo, implicar a todos los trabajadores y mostrar los valores de la compañía con transparencia. En este punto, contar con los empleados como portavoces para transmitir la cultura corporativa se puede convertir en la mejor forma para la captación de trabajadores externos.

Las empresas deben favorecer el ambiente colaborativo y fomentar el contacto a través de la implementación de herramientas digitales como la plataforma BesTalent by aggity. Gracias al uso de algoritmos predictivos, aplicados al análisis y la interpretación de la actividad de los empleados, es posible conseguir beneficios en la gestión del talento desde el primer contacto y a lo largo de la carrera profesional del trabajador en la compañía, además de obtener la información fundamental para diseñar una estrategia de ‘employer branding’.

Relacionados

Entradas Recientes

Ciberseguridad