Gestión de vacaciones y ausencias en verano

Gestión de vacaciones y ausencias en verano

Una gestión más eficaz de los días de descanso requiere del uso de un software escalable que permita una planificación más específica, facilite la autogestión y mejore la visibilidad para todos los trabajadores afectados.

Son muchas las empresas que todavía recurren a hojas de Excel, bases de datos o calendarios compartidos para calcular y gestionar los descansos de cada trabajador.

Con el buen tiempo y el fin del curso escolar, comienza uno de los momentos más esperados por la mayoría de la población: las vacaciones. Unas semanas de descanso que sirven para desconectar del día a día en el trabajo, cambiar de rutinas, relajar algunos hábitos y disfrutar de familia y amigos sin horarios.

En España, este descanso está establecido por ley y es un derecho reconocido en el Estatuto de los Trabajadores. La empresa no puede cambiarlo por compensaciones económicas y, en el caso de que el empleado haya tenido que solicitar una baja por incapacidad temporal (enfermedad, embarazo, etc.), ha de garantizar su disfrute.

Los días de descanso a los que tiene derecho un empleado los recoge el mismo Estatuto: 30 días naturales por año trabajado. Si la empresa prefiere regirse por días laborales, serían 22. Esto es como mínimo. Las organizaciones que se administren por un Convenio Colectivo deberán seguir lo que este marque, por tratarse de una norma jurídica que regula la actividad en un territorio o sector, y que siempre ha de mejorar lo garantizado por el Estatuto de los Trabajadores.

Organiza y optimiza RRHH

Sobre estas articulaciones generales existen diversas variables, como el momento en el que se ha incorporado el empleado a la empresa. En función de esta circunstancia tendrá derecho a más o menos días de descanso. Si su llegada se ha producido en junio y quiere disfrutar de sus vacaciones en verano, únicamente dispondrán de 15 días naturales.

La jornada reducida, parcial o trabajar solo los fines de semanas no supone una disminución del periodo de vacaciones. Tampoco los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTEs), siempre que estos se apliquen según los criterios de reducción de jornada. Si el ERTE implica una suspensión de actividad, aunque sea temporal, no se generan días de vacaciones.

Para calcular y gestionar los descansos de cada trabajador aún son muchas las empresas que recurren a hojas de Excel, bases de datos o calendarios compartidos. Algo que puede resultar útil cuando se trata de plantillas reducidas y en las que los procesos no se rigen por turnos rotativos. Sin embargo, con estas herramientas la usabilidad, escalabilidad y autonomía de los empleados dejan mucho que desear.

Una gestión más eficaz requiere del uso de un software como Denario by aggity que permita una planificación más específica, facilite la autogestión y mejore la visibilidad para todos los trabajadores afectados. Esta solución facilita la organización de las vacaciones y ausencias de verano tanto en modo web como móvil. El empleado envía su solicitud y el sistema le devuelve una respuesta en función de sus circunstancias personales y las necesidades de la empresa.

Al margen de la naturaleza del negocio, esta solución basada en tecnologías de inteligencia artificial (IA) puede desplegarse, al igual que los demás de módulos de BesTalent by aggity, de manera independiente o integrarse con otras piezas de este software de gestión de RRHH y sistemas de la organización. Con ella, las decisiones estratégicas se tomarán teniendo en cuenta datos reales, lo que permite a los mandos mejorar los índices de cobertura y la productividad del capital humano que gestionan.

Relacionados

Entradas Recientes

Innovación continua en clave de resiliencia
Estrategia para generar leads